miércoles, 30 de abril de 2014

Viaje Asia 2013 - Malasia

De Malasia solo viajamos a su capital: Kuala Lumpur. Voy a comenzar diciendo que fue el único lugar al que me arrepiento de haber ido. Ya llegados al aeropuerto empenzaron los problemas. Pasamos todos los controles y al salir nos enteramos que para contratar un taxi se debía hacer antes de salir, por lo que tuve que pedirle a un policía que me dejara volver a ingresar a la zona restringida para contratarlo. El aeropuerto al que llegamos quedaba lejísimos. Tardamos fácil una hora y pico en llegar al hotel y esto prácticamente sin tránsito en la autopista. El hotel fue una decepción. Habíamos pedido habitación no fumador (sí, en Malasia aún siguen existiendo habitaciones en las que se puede fumar) pero no les puedo explicar el olor a humo que tenía. No se si había sido habitación no fumador en el pasado o simplemente venía el olor por los conductos de aire acondicionado. A algunos tal vez les parezca exagerado, pero personalmente detesto el olor a cigarrillo. Esa misma noche salimos a recorrer un poco el centro de KL. Es una ciudad bastante sucia. Además tuvimos la mala suerte de que estaban construyendo subte o sky train y toda la avenida principal estaba en obra por lo que no era cómodo caminar por allí. Cenamos en un KFC y nos volvimos para dormir. Al día siguiente desayunamos en el hotel y era bastante bueno, con varias opciones. Luego recorrimos algunos malls con la idea de comprar un poco de ropa barata. Los primeros en los que entramos son un quilooooombo. O sea son edificios gigantescos llenos de locales, con muchos pisos y ningún cartel con indicaciones!

Tipo mediodía estuvimos mil años para decidir dónde comer y terminamos en un especie de patio de comida que tenía únicamente comida oriental pero los locales parecían puestitos de cancha. Estabámos muertos de hambre así que dijimos "ya fue" y pedimos en uno. Lo mío zafaba pero lo de mi mujer era horrendo! De ahí nos fuimos para la zona de las Twin Tower también conocidas como las Petronas. Esa zona sí que era linda. Las entradas las habíamos sacado online con bastante anticipación porque habíamos leído muchos casos de gente que había querido visitarlas sacando entradas en el momento y ya estaban todos los horarios agotados. Como no queríamos que nos pasara eso, fuimos previsores. Lamentablemente se nos largó a llover un poco antes de subir así que la vista no fue la mejor pero aún así estuvo bueno. Primero se sube hasta el piso del puente que conecta ambas torres. Te quedás ahí un rato, se pueden sacar fotos, etc. Luego se sube al último piso autorizado donde está el observatorio desde el que se ve toda la ciudad. En la foto se puede ver que tienen como un color rosado; esto es porque era octubre, el mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama e iluminaron ambas torres de rosa.
Luego cenamos en un restaurant mexicano donde previamente fumamos shisha (sí, una mezcla rara, pero como te lo ofrecían decidimos alquilar una!). Lo cierto es que no encontramos mucho más para hacer en KL. Al día siguiente quisimos visitar la mezquita Masjid Jamek pero estaba cerrada por reformas (no pegamos una en este país!). Así que nos conformamos con sacar unas fotos desde afuera. Luego paseamos un rato y fuimos para el barrio chino, donde está el Central Market (el mercado más viejo de KL). Tenía varios negocios con cosas artesanales, antigüedades, etc. Luego entramos a un templo Taoista por curiosidad. No se qué representarán para ellos los inciencios pero estaba lleno y hasta había de distintas formas y colores. Después como se nos acabaron los lugares interesantes (había otra mezquita grande pero quedaba muy lejos y lo cierto es que no teníamos muchas ganas de desplazarnos tanto para eso) nos fuimos a un mall que supuestamente estaba buenísimo. Resultó ser otro fiasco más! Así que almorzamos y se largó a llover con todo, impresionante. Después de un rato logramos conseguir un taxi y viajamos con una cucaracha todo el viaje, jaja. Estuvo todo el tiempo quietita en el apoya cabezas del conductor, que jamás se enteró. En un momento pensé que se quedaba el auto porque el agua ya estaba llegando a la altura de las puertas de lo que llovía, pero zafamos. Volvimos al hotel, descansamos un ratito y salimos una última vez para cenar porque teníamos que levantarnos 3:30am porque el vuelo salía 6 y pico y como recordarán el aeropuerto quedaba lejísimos.

Para cerrar, si no es una ciudad que realmente consideren imprescindible conocer, tal vez sea mejor reemplazarla por otro destino o pasar más días en otros lados. Por cierto, yo no lo sabía pero Malasia es un país mayoritariamente musulmán.

Algunas fotos adicionales:

Petronas

Etiqueta que se debe cumplir en la mezquita



Templo Taoista lleno de inciencios

Templo Taoista lleno de inciencios
Shisha!

No hay comentarios:

Publicar un comentario